Estás en Padre de mascota

¿Qué pasa si un perro tiene el hocico seco?

COMPARTIR |

Existen muchos mitos acerca de la salud de nuestras amadas mascotas. Uno de ellos tiene que ver con la apariencia de su nariz y de si es motivo de preocupación o no ver a un perro con el hocico seco.

Muchos padres de mascota creen que la apariencia normal de la nariz o el hocico del perro es húmeda y fría y si bien es cierto que esto es una buena señal, también es verdad que notar en ocasiones cómo se seca un poco esta mucosa o de qué forma se siente más caliente al tacto, no es síntoma inmediato de enfermedad.

¿Mi perro está enfermo si tiene el hocico seco? La respuesta corta es: no necesariamente. Se necesita más que un síntoma como este para llegar a esa conclusión y a lo largo de este artículo te explicaremos al detalle todos los mitos y verdades acerca de la nariz y el hocico de tu engreído y cuándo debes acudir a un veterinario.

(Leer también: Mi perro vomita amarillo, ¿cómo puedo ayudarlo?)

¿Cuál es la apariencia saludable del hocico de un perro?

¿Húmedo o seco? Es relativo y te explicaremos el por qué. Hay muchos factores que influyen en la humedad y la apariencia del hocico de tu perro. Incluso, en ciertas ocasiones, el estado de su nariz puede variar de uno al otro, sin que esto sea síntoma de enfermedad.

Tu perro podría estar dentro de una habitación donde circula poco aire, la mascota puede venir de un largo paseo, en el que se expuso al sol, incluso el clima influye en la apariencia del hocico de tu peludo, por lo que en verano suele lucir seco, mientras en invierno permanece la mayor parte del tiempo húmedo.

Como ves, es relativo. ¿Cuáles son entonces los indicios de que existe algún problema? Si la nariz de tu mascota se agrieta, si ves descamaciones, lesiones, malformaciones y muy especialmente secreciones inusuales, como mucosidad o sustancias sanguinolentas.

Un hocico sano, seco o húmedo, se verá terso, uniforme, de buen color y sin secreciones nasales.

Conoce las razones por las que tu perro puede tener el hocico seco

Ahora que sabes que la nariz seca o caliente no es un problema que necesariamente deba preocuparte, vamos a analizar todas las causas posibles, especialmente aquellas a las que deberías estar más atentos, pues podrían constituir, sin lugar a dudas, un problema para tu mascota.

Cambios en el clima

Anteriormente mencionamos al clima y a las condiciones ambientales como un factor que puede influir directamente en el estado del hocico de tu mascota, sin que esto esté directamente relacionado con la presencia de alguna enfermedad.

Pues bien, la humedad en la nariz de tu perro es la mayor parte del tiempo la constante, porque la mascota se la lame varias veces durante el día, pero si el clima es seco, cálido, hay mucho viento o tu peludo estuvo expuesto al sol por un rato, su nariz lucirá seca y ligeramente tibia.

Incluso cuando el perro está durmiendo la nariz se percibe seca y comienza a humedecerse paulatinamente, una vez la mascota se despierta. Incluso las condiciones de tu casa o departamento pueden incidir en el hocico de tu peludo. Si las habitaciones son calurosas o hay poca ventilación, su hocico podría calentarse.

Problemas con el sistema inmune

Supongamos que tu perro no solo tiene el hocico seco, supongamos que además has comenzado a notar la presencia de grietas en la nariz, que no se mejoran con ningún tratamiento. Si este es el caso, ya deberías comenzar a alarmarte, porque podrías estar en presencia de una insuficiencia inmunológica que debe ser evaluada por tu veterinario.

Hiperqueratosis o callo nasal

Si hay un problema con el sistema inmunológico de tu mascota y este se refleja en la apariencia de su trufa, es muy probable que la producción de queratina aumente y esto traerá como consecuencia resequedad en el hocico y agrietamiento de su nariz.

Este problema ocurre por el déficit de algunos minerales, como por ejemplo el zinc. La hiperqueratosis también está asociada a enfermedades como el moquillo o el parvovirus canino, por lo que podría convertirse en síntoma de esta enfermedad y mejorar una vez el perro se recupere.

Por último, la hiperqueratosis suele ser común en perros ancianos y no existe una cura para este problema. Podrías hablar con tu veterinario acerca del tema y es probable que indique el uso de cremas y otras sustancias que mantengan humectada la trufa de tu peludo.

Posibles quemaduras solares

Este es un problema muy común en los perros que pasan buena parte del día en espacio exteriores, expuestos al sol. Notarás que el hocico no solo está seco, también comenzarán a aparecer grietas, síntomas de resequedad y un enrojecimiento. En estos casos podríamos hablar de quemaduras o las conocidas dermatitis solares.

Dermatitis solar

Algunas razas son más vulnerables a estos problemas, como por ejemplo el Shetland o el Collie. La exposición de tu perro al sol por un tiempo muy prolongado no solo causa irritación en la piel, también una despigmentación paulatina.

Esto podría ocasionar la presencia de grietas muy dolorosas que eventualmente acabarán en costras y úlceras, en las cuales podría haber sangrado. Es más que evidente que si la exposición al sol adquiere esos matices, es una dermatitis que debería ser evaluada por un veterinario y que requiere de un tratamiento con urgencia. 

No olvides que este tipo de problemas pueden ser causa de cáncer de piel en tu perro y que la mejor forma de prevenirlo es controlando el tiempo en el que la mascota se expone al sol y recurriendo al uso de cremas protectoras, debidamente autorizadas por tu veterinario.

Dermatitis nasal ocasionada por el plástico

Es otro tipo de dermatitis que suele atacar a los perros con cierta frecuencia y sus causas no tienen nada que ver con la exposición al sol, más sí con una reacción alérgica por el uso de platos o recipientes de plástico para comer o beber.

Algunos perros son susceptibles a una sustancia llamada p-bencil hidroquinona, la cual se absorbe a través de la piel debido al roce y causa alteraciones en la melanina. Verás entonces que la trufa de tu mascota se inflama e irrita. Consulta con tu veterinario si sospechas que esta puede ser la causa de un hocico seco y maltratado en tu mascota y descarta los platos de plástico, empleando utensilios de acero o cerámica.

Cuadros virales o enfermedades, como el parvovirus canino

El parvovirus canino, así como el moquillo, se caracterizan por varios síntomas y uno de ellos es la deshidratación acelerada del hocico de tu perro, causando dolorosas grietas y una profunda resequedad.

Para prevenir este tipo de problemas, los especialistas de Gabrica recomiendan seguir con rigurosidad el refuerzo anual de las vacunas de tu perro, así como cumplir con el esquema vacunal de tu cachorro.

Otros trastornos asociados con la pigmentación

Algunos perros, especialmente por una condición genética, pueden sufrir ligeras alteraciones en la pigmentación de su trufa. Esto es perfectamente normal, incluso podrías notar que hay mascotas que se caracterizan por una nariz completamente pálida. 

Aunque no es indicativo de enfermedad, las narices despigmentadas o con ciertas particularidades en su melanina, requieren de mucho cuidado, porque son más susceptibles a la exposición al sol, la resequedad y otros síntomas asociados al hocico seco en perros.

Así pues, puede encontrarte con varios casos, como el vitiligo, la nariz dudley o la llamada nariz de nieve. El vitiligo y la nariz dudley son muy similares y se caracterizan por la despigmentación de la trufa de tu perro hasta que adquiere una tonalidad chocolate o rosácea. Ambos casos deben ser evaluados por un veterinario.

La nariz de nieve es un caso muy puntual y se caracteriza por la forma en la que el frío altera la coloración de la trufa del perro. Suele ser común en ciertas razas, como el husky siberiano, el golden retriever o los labradores.

Síntomas por los cuales debes acudir al veterinario

Ahora que conoces a fondo todas las razones por las que la nariz de tu perro podría alterarse, compartiremos contigo los síntomas que ameritan una visita al veterinario con relativa urgencia:

  • Que la trufa de tu perro esté muy seca y caliente por más de dos o tres días consecutivos.
  • Cambio de textura en la trufa, así como la aparición de escamas o llagas.
  • Alteraciones en la superficie de la nariz, como engrosamientos o grietas profundas.
  • Secreciones sanguinolentas, mucosidad verdosa u otro tipo de sustancias irregulares.
  • Que la mascota sienta dolor, ardor o molestia en el hocico, así como una picazón excesiva.
  • Que se produzca una decoloración intensa de un modo inesperado.
  • Apatía, estornudos, tos, mucho consumo de agua.

Mantente alerta a la salud del hocico de tu perro. Consulta siempre a tu veterinario sobre el uso de cremas y otras sustancias hidratantes, sigue al pie de la letra el plan de vacunación anual de tu peludo y pídele información a tu especialista acerca de las predisposiciones genéticas de cada raza con respecto a la despigmentación de la trufa.

(Lee también: ¿Qué puedo hacer si mi perro no come?)


Referencias bibliográficas:

Perros gatos online (S/F). El hocico de mi perro está seco, ¿es normal? Perros Gatos Online. Recuperado de: https://perrosgatosonline.com/hocico-seco/

Mascota Fiel (S/F). Conoce por que los perros tienen la nariz seca. Mascota Fiel. Recuperado de: https://mascotafiel.com/por-que-los-perros-tienen-la-nariz-seca/

Susy Fronteras (S/F). Razones por las que el perro tiene el hocico seco. Mundo Perros. Recuperado de: https://www.mundoperros.es/razones-por-las-que-el-perro-tiene-el-hocico-seco/

Mediterranean Natural (S/F). Nariz seca y agrietada en perros: qué significa y cómo tratarlo. Mediterranean Natural. Recuperado de: https://www.mediterraneannatural.com/vida-cotidiana/nariz-seca-agrietada-perros-por-que-como-tratarlo/

Buscar Artículos


ARTÍCULOS MÁS VISITADOS

PRODUCTOS MÁS VISITADOS

¿Quieres recibir contenido exclusivo y los mejores consejos para el cuidado de tu mascota?