Estás en Padre de mascota

Mi perro no come: conoce algunas de las causas más comunes y cómo ayudarlo

COMPARTIR |

Los padres de mascota muchas veces tienen que pasar por algunos contratiempos tratándose de la salud de sus engreídos. Uno de ellos es cuando tu perro no come. Es normal que la inapetencia de tu peludo te cause duda y, desde luego, preocupación, especialmente si pasan los días y la situación no mejora.

Por lo general, la inapetencia de tu perro es el síntoma de una enfermedad mayor, especialmente si viene acompañada de otras alteraciones en sus hábitos o su conducta. Algunas veces se trata de un problema pasajero, otras, de un malestar crónico, por eso es importante que un veterinario examine a tu mascota para llegar a una conclusión.

A continuación te hablaremos de todas las causas por las cuales un perro no come, qué puedes hacer para ayudarlo y cuál es la alimentación más indicada para restablecer su salud gastrointestinal.

 

¿Por qué mi perro no quiere comer?

Las razones pueden ser muy diversas y algunas son verdaderamente simples. Las vacunas, un tratamiento médico o un paladar muy exigente, podría llevar a tu perro a perder el apetito. Sin embargo, algunas enfermedades asociadas a la vejez o al deterioro de los órganos también podrían incidir.

Algunas veces, las vacunas ocasionan en perros adultos y en cachorros, una falta de apetito momentánea, que puede venir acompañada de fiebre y decaimiento. En estos casos el problema es pasajero y es casi seguro que tu veterinario te advertirá de las consecuencias de la dosis, para que tú estés más tranquilo.

Ciertos tratamientos médicos también interfieren en el hambre de tu mascota. Tal y como ocurre con las vacunas, es importante que hables con tu médico acerca de los efectos secundarios de las medicinas, para así estar prevenido.

También puedes considerar los gustos y preferencias de tu mascota cuando llega la hora de comer. A veces el perro no come, sencillamente porque no le atrae el suplemento que le ofreces. Si es así, habla con tu veterinario. Él podrá recomendarte alternativas muy nutritivas y deliciosas que de seguro mejorarán el apetito de tu engreído.

Las obstrucciones intestinales suelen ser un problema cuando se trata de comer. Si tu perro ha comido algo que no debía o tiene algún objeto en su estómago o intestinos, es casi seguro que perderá todo el interés por los alimentos. Solo un veterinario tiene la capacidad de saber, mediante algunos exámenes, en qué condiciones se encuentra la mascota y cómo ayudarla.

El estrés y la ansiedad, además de ocasionar conductas agresivas y destructivas en algunos engreídos, también puede quitarles el apetito. Afortunadamente es una causa circunstancial y mejorará una vez el animal se sienta a gusto y tranquilo. Si la situación que le causa inquietud a tu perro persiste, es importante erradicarla, pues esto podría afectar su salud seriamente.

Los perros senior también suelen perder poco a poco el apetito. A veces se trata de un problema en la dentadura, de una pérdida de olfato o de la aparición de alguna enfermedad crónica. Cuando es así, tu veterinario podrá proponerte alternativas y suplementos que lo nutran adecuadamente, según su edad.

 

¿Cuánto tiempo puede pasar un perro sin comer?

No es aconsejable que tu cachorro o tu perro adulto pase mucho tiempo sin ingerir alimento. Si la inapetencia se posterga por más de un día, es importante acudir al veterinario y buscar una solución.

Especialmente cuando se trata de animales jóvenes, la falta de apetito es un asunto a tratar cuanto antes. Esto puede causar daños irreversibles en las mascotas, así como la deshidratación.

 

¿Qué puedo hacer para que mi perro coma?

Cuando hay un problema de falta de apetito en perro, hay muchas formas de motivar a la mascota a ingerir alimento. Lo ideal es conocer la causa de la inapetencia.

Una vez que sabes cuál puede ser el motivo por el que la mascota no come, será más fácil hacer que se interese por la comida, siguiendo un tratamiento médico que mejore su salud o atendiendo a las recomendaciones de tu veterinario.

Por lo general, cuando la falta de hambre se debe a problemas gastrointestinales, los veterinarios recomiendan dietas blandas que a los perros suelen encantar.

Esta alimentación se basa en pollo, arroz, requesón y pocas mascotas se resisten a esta alternativa. También podrías suministrarle comida húmeda, la cual suele parecerles muy apetitosa.

En caso de vómito, por ejemplo, la recomendación de nuestros especialistas es no suministrar comida a la mascota en algunas horas. Cuando el perro tiene un síntoma como este, su sistema digestivo debe descansar para reponerse. Solo transcurrido un tiempo, es prudente ofrecer algo de comida al animal.

Si el perro no quiere comer, podrías intentar con bocados palatables para estimular su apetito. No es una comida completa y no sustituye el suplemento habitual, pero es una buena forma de hacer que se interese por los alimentos.

Si sospechas que la falta de interés por la comida se debe a que el suplemento que le estás dando a tu engreído no le gusta o hay algún ingrediente en él que le ocasiona malestar, cámbialo. Intenta buscar otra fórmula y haz la prueba, cambiando siempre el alimento paulatinamente para evitar vómitos, diarreas y otros trastornos.

 

Mi perro no come: ¿Qué le puedo dar para que no enferme?

Hay suplementos especialmente formulados para ayudar al perro a habituarse a su dieta normal luego de un período de inapetencia. Tal y como dijimos antes, usar alimentos húmedos, de buen aroma y sabor, es ideal para estimular en ellos el apetito.

También puedes probar con mezclar el pienso de siempre con un poco de caldo de pollo. Este alimento suele ser aromático, gustoso y le aportará una textura nueva a la comida de siempre, una sensación que podría resultar interesante, deliciosa y difícil de rechazar.

Considera también el uso de especias. Una comida aromática puede tornarse irresistible para tu mascota. Te recomendamos hablar con el veterinario para usar solo aquellas que sean aptas para perros y no le ocasionen un problema gastrointestinal peor.

No olvides las proteínas naturales. Ofrecerle pollo o pavo tibio, puede ser una opción que tu perro no querrá rechazar. Preferiblemente ofrécele este tipo de opciones hervidas con una cantidad mínima de sal.

Si el perro necesita hidratación u otro tipo de fluidos por vía intravenosa, será necesario recurrir a un veterinario para que tome las medidas necesarias para mantener a tu mascota estable y evitar complicaciones mayores.

Ahora que ya conoces la gran mayoría de las causas que podrían ocasionar que tu perro no se interese por la comida, puedes estar tranquilo y seguro. Siempre acude al veterinario ante alguna irregularidad y no olvides que una visita al especialista al menos una o dos veces al año, ayuda a prevenir muchos problemas y a combatir enfermedades a tiempo.

 

Referencias:

Jessica de Sousa (S/F). ¿Por qué mi perro ha dejado de comer? Humanimals. Recuperado de: https://humanimals.mx/blog/por-que-mi-perro-ha-dejado-de-comer

 

Eva San Martín (2015). Mi perro no come: causas y soluciones. Consumer. Recuperado de: https://www.consumer.es/mascotas/mi-perro-no-come-causas-y-soluciones.html#:~:text=La%20anorexia%20o%20p%C3%A9rdida%20de,enfermedad%20o%20problema%20de%20ri%C3%B1%C3%B3n.

Buscar Artículos


ARTÍCULOS MÁS VISITADOS

PRODUCTOS MÁS VISITADOS

¿Quieres recibir contenido exclusivo y los mejores consejos para el cuidado de tu mascota?