Estás en Padre de mascota

Sarna en perros: síntomas, contagio, tratamiento y prevención

COMPARTIR |

La sarna en perros es una de las enfermedades más comunes que pueden llegar a manifestar algunos animales, especialmente aquellos que se encuentran sometidos a una crianza negligente o que viven en las calles.

Muchos padres de mascota saben los riesgos que corren sus mascotas cuando los parásitos externos se salen de control. No solo las infestaciones de pulgas o garrapatas pueden representar un problema. Los ácaros que necesitan de un huésped para subsistir son los responsables de los tipos de sarna en perros más comunes.

La sarna no solo es grave por los problemas que puede ocasionarle a tus mascotas, también está dentro de la categoría de zoonosis, enfermedades que los animales transmiten a humanos, por lo que puede afectar a los miembros de la familia.

(Lee también: Estreñimiento en perros: Signos y recomendaciones)

¿Qué es la sarna y por qué afecta tanto a los perros?

Básicamente se trata de una enfermedad en la piel. La sarna en un perro se contagia mediante la convivencia de un animal sano con otros que estén afectados. Incluso podría enfermar si entra en contacto con objetos que haya tocado previamente el animalito que ya porta a los ácaros.

Suele ser muy común en perros que viven hacinados, en condiciones deplorables de higiene y salubridad. Los ácaros responsables de sarnas como la demodécica y la sarcóptica se encuentran en todo el mundo y están en la capacidad de afectar a cientos de animales, sin discriminar especie, tamaño o raza. Es importante aclarar que la demodécica es un huésped que habita normalmente en la piel de los perros sin producir enfermedad, sin embargo, en estados de desnutrición, estrés, o desaseo; la población de estos ácaros se puede alterar y producir las lesiones características de la sarna. En cuanto a la sarcóptica como se mencionaba anteriormente es una de las que se trasmite por contacto con animales u objetos infectados.

Cuando sospechamos de la existencia de sarna, ya sea porque tu mascota se rasca mucho, está comenzando a perder pelo y ves lesiones en su piel, debes acudir cuanto antes al veterinario. Él no solo te explicará cómo curar sarna en perros, también actuará a tiempo para evitar problemas mayores.

Síntomas de la sarna en perros

Por suerte, los síntomas de la sarna son muy fáciles de identificar, por lo que podrás actuar a tiempo si eres un padre de mascota detallista y preocupado.

Una de las primeras cosas que comenzarás a notar en tu engreído es que se rasca demasiado y que posiblemente comienza a experimentar ardor en su piel. La comezón que ocasiona la sarna en perros es tan molesta, que verás a tu mascota restregándose en todo, incluso contra el suelo.

Esta conducta inusual hará que tu mascota, sin querer, comience a ocasionarse lesiones en el cuerpo. Verás que hay pérdida excesiva de pelo, un enrojecimiento de la piel de tu perrito y comenzarán a aparecer heridas de cierta gravedad.

Posteriormente tu perro empezará a tener una pérdida de apetito, lo que lo hará perder mucho peso si no actúas a tiempo. Desde luego notarás que tu peludo comienza a mostrarse apático y deprimido. Todo esto viene acompañado de un olor en la piel muy característico que puede ser desagradable para todos en casa.

¿Cómo se produce el contagio por sarna?

La convivencia con otros perros o el uso de objetos contaminados por ácaros, no es la única forma en la que tu mascota podría verse afectado por la sarna. Los veterinarios explican que esta enfermedad de la piel podría aparecer como consecuencia de un problema en el sistema inmunológico de tu mejor amigo.

Si tu engreído tiene una baja en sus defensas considerable, se convierte en blanco fácil de los ácaros. Por eso es normal ver a algunas perras embarazadas afectadas por la sarna. En este caso se corre el riesgo de que la madre transmita además la enfermedad a las crías.

Si estás convencido de que ofreces a tu engreído la alimentación adecuada y ves a tu perro sano y fuerte, las probabilidades de que contraiga sarna son menores. Sin embargo, nunca está demás tomar todas las precauciones, aunque esta enfermedad es muy común en animales desnutridos.

Los tipos de sarna más comunes

Como explicamos anteriormente, los ácaros están en todos lados y muchos de ellos son inofensivos tanto para animales como para humanos. Sin embargo, estos ectoparásitos pueden ser un verdadero problema cuando su vida depende de la salud y el bienestar de los huéspedes que habitan.

Estos insectos no solo se alimentan de la piel de tu mascota. También toman de ella otras sustancias, como la queratina y el sebo, causando una severa irritación y resequedad. La manera en la que los ácaros proliferan es muy agresiva, lo cual puede complicar las cosas para tu perro en muy poco tiempo, si no actúas de inmediato.

Sarna demodécica o sarna roja

Esta es una de las más comunes. Te sorprenderá saber que los ácaros causantes de este tipo de enfermedad viven normalmente en la piel de tu perro. Si el animal está sano, bien alimentado y su sistema inmunológico opera en óptimas condiciones, no hay razones para temer la aparición de la sarna.

Sin embargo, apenas tu mascota se encuentre en estado vulnerable, estos parasitos no dejarán pasar la oportunidad. La sarna demodécica puede manifestarse de forma localizada o general. También hay riesgos de que tu perro sufra de una pododermatitis demodécica, la forma más difícil de tratar esta enfermedad de la piel.

Sarna sarcóptica o sarna canina

Es una de las enfermedades de la piel más común en perros y hay que combatirla a tiempo, porque avanza sumamente rápido. Los ácaros que la producen no están sobre el cuerpo de tu mascota, así que para que el animal se contagie debe haber entrado en contacto con otras mascotas y objetos contaminados.

Su principal inconveniente es que al principio se suele confundir con un problema de pulgas y se ataca como tal, pero en realidad se trata de una situación más delicada. Ante cualquier duda, lleva a tu engreído al veterinario.

Su principal inconveniente es que al principio se suele confundir con un problema de pulgas…

Tratamiento para sarna en perros

Hay muchos remedios para sarna en perros, algunos de ellos son prescritos por un veterinario, otros pueden prepararse en casa con ingredientes de bajo costo. Lo ideal es que tu perro sea correctamente examinado por un especialista antes de iniciar un tratamiento en el hogar.

Los baños medicados son una de las alternativas más comunes cuando se presume que tu engreído tiene problemas de sarna.

También hay tratamiento oral e inyectable. Debido a que hay algunos tipos de sarna que persisten, la recomendación de los especialistas es seguir al pie de la letra las instrucciones y suministrar las medicinas por el tiempo necesario.

Prevén la sarna en tu mascota

Por suerte, prevenir la sarna en perros es muy fácil. Solo debes ocuparte de la correcta higiene de tu mascota y de que reciba una alimentación adecuada. Los baños regulares, el cepillado diario, una dieta balanceada y la visita al veterinario al menos dos veces al año, así como una desparasitación interna y externa regular, bastarán para que tu engreído esté libre de ácaros molestos.

(Lee también: Esencias florales, tratamiento natural para el bienestar de los perritos)

 

Referencias bibliográficas:

María Bayón Piedrabuena (2019). Sarna en el perro. Webconsultas. Recuperado de: https://www.webconsultas.com/mascotas/salud-de-la-mascota/que-es-la-sarna-en-el-perro-y-como-se-contagia

Irene Juste (2019). Sarna en perros – Síntomas, tratamiento y contagio. Experto animal. Recuperado de: https://www.expertoanimal.com/sarna-en-perros-sintomas-tratamiento-y-contagio-20153.html

Buscar Artículos


ARTÍCULOS MÁS VISITADOS

PRODUCTOS MÁS VISITADOS

¿Quieres recibir contenido exclusivo y los mejores consejos para el cuidado de tu mascota?