Estás en Padre de mascota

Temblor en perros, conoce las causas y los síntomas más comunes

COMPARTIR |

Como padre de mascota es normal que te preocupes por el bienestar de tu engreído. No dudamos que ante cualquier síntoma o irregularidad, te alarmes y quieras llevar a tu perro al veterinario para conocer la razón por la cual tu mejor amigo no se siente bien. Una de esas condiciones puede ser el temblor en perros.

Si las causas por las que tu engreído tiembla no son aparentes, es normal que consideres que se trata de algo grave.

Aunque la gran mayoría de los temblores ocurren por ansiedad, temor o temperaturas muy bajas, también es cierto que podría tratarse de una enfermedad. Te explicaremos las razones más comunes por las cuales puedes ver temblor en perros y cómo solucionarlo.

¿Qué es el temblor en perros?

Lo primero que debes saber es que un temblor en tu mascota es un movimiento en el cuerpo que se produce de forma involuntaria. Puede manifestarse en ciertas zonas del cuerpo, como la cabeza o en algunas de las extremidades.

Los propietarios de mascotas tienden a pensar que los perros chicos tiemblan un poco más que los grandes y la verdad es que cuando este movimiento está relacionado con alguna enfermedad o malestar, no importa el tamaño de tu engreído.

¿Cuáles son las causas del temblor en los perros?

Las causas por las cuales puedes comenzar a percibir un temblor en perros, suelen ser muy diversas. Algunas de ellas son completamente inofensivas. Las mascotas muy emotivas tiemblan con frecuencia, sin embargo no es bueno pasar por alto esta conducta si se vuelve muy habitual.

Hay numerosas enfermedades, algunas de ellas letales, que podrían estar detrás de este síntoma. A continuación, te presentamos algunos de los trastornos o condiciones que ocasionan temblor en perros, para que estés siempre alerta a estos movimientos involuntarios.

Hipoglucemia:

No suele ser una de las causas más comunes de temblor en perros, sin embargo puede manifestarse sobre todo en razas chicas. Debes estar muy atento, porque si una baja de azúcar en la sangre es la causa de que tu perrito se comporte de esta manera, debes supervisar su alimentación. Un suplemento poco balanceado podría ser la causa del problema.

Intoxicación

Si sospechas que tu mascota ha ingerido algún producto o alimento tóxico, podría estar envenenado. El temblor, acompañado de vómitos o de la presencia de espuma en el hocico, son algunas de las pruebas más frecuentes de intoxicación. Tu mascota debe ser trasladada a un veterinario de inmediato.

Moquillo:

Esta es una enfermedad viral que tiende a afectar a perros jóvenes. Si tu cachorro no ha recibido su programa de vacunación correctamente, está en riesgo de presentar moquillo. Uno de los síntomas más comunes es el temblor en todo el cuerpo.

Temblor en perros a causa del dolor

Tu mascota puede llegar a temblar del dolor. Sucede especialmente por dos razones: problemas articulatorios o problemas gastrointestinales. En cualquiera de los casos será necesario llevar a tu engreído de visita al veterinario para llegar al fondo del problema.

(También te podría interesar: Estreñimiento en perros – Signos y recomendaciones)

Problemas neurológicos

Sabemos que es preocupante, pero en ciertos casos el temblor en perros adultos está asociado a la epilepsia. En ese caso los especialistas atribuyen la causa del problema a daños del sistema neurológico de tu mascota.

Recuerda que también existe el conocido síndrome de Shaker, que afecta a perros chicos. Sea como sea, tratándose de un caso como este, solo el veterinario será capaz de decir la razón del problema.

Artritis:

El temblor en perros mayores podría deberse a un caso de artritis. Algunos especialistas pueden descartar esta posibilidad con una serie de exámenes médicos. Esta condición puede mejorar con tratamiento, una dieta especializada y suplementos que ayuden a fortalecer la musculatura y huesos de tu engreído.

Toma en cuenta que los perros grandes son más propensos a este tipo de problemas que las razas chicas. De cualquier modo, no descuides por nada el bienestar y la alimentación de tu perro mayor.

Hipotermia:

El frío en exceso puede ocasionar hipotermia en tu mascota. Si la temperatura de tu perro baja de 38ºC es probable que presente somnolencia, apatía y un ligero temblor.

Debes tener presente que las razas chicas son más propensas a las bajas temperaturas que los perros grandes. Si tienes a un perro muy pequeño en casa, por debajo de los 7ºC su salud puede estar comprometida. Abrígalos muy bien y no lo sometas por tiempo prolongado al frío.

Hipertermia o fiebre:

Así como ocurre con el frío, un aumento de temperatura de más de 39ºC en tu engreído es considerado fiebre. Por lo general es un síntoma que no solo ocasiona temblor en perros, también está asociado con ciertas enfermedades, como infecciones o un cuadro viral. Si sospechas que tu mascota presenta malestar, llévala al veterinario.

Exceso de ejercicio o cansancio:

Si tu perro ha realizado una actividad física muy intensa, es normal que percibas un ligero temblor en algunas de sus extremidades. Esto suele mejorar con un poco de descanso. Si sospechas que el temblor está asociado a algún problema muscular o falla motora, es importante consultar con un especialista.

Temblor mientras duerme

Si tu mascota se encuentra en la fase REM del sueño y ves temblar sus extremidades y patitas, puedes estar tranquilo. Se trata de un impulso nervioso y está demostrado que no se encuentra asociado a ningún problema de salud.

Ansiedad o estrés:

Tu perro podría responder a situaciones de estrés, temor o ansiedad, con un estremecimiento incontrolado en todo su cuerpo. Un buen ejemplo de esto es la reacción de ciertas mascotas a los fuegos artificiales o los viajes al veterinario. Será una situación pasajera que no ocasionará problemas mayores.

(También te podría interesar: Esencias florares para mejorar el comportamiento de las mascotas)

¿Cómo saber cuando el temblor es grave?

Como ocurre con la gran mayoría de las enfermedades en mascotas, si el temblor en perros es persistente, debes acudir a un veterinario lo antes posible.

Casos particulares como el temblor durante el sueño, el estrés o las bajas temperaturas, pueden solucionarse casi de inmediato, sin que eso conlleve a problemas mayores. Sin embargo, si hay una enfermedad ocasionando las sacudidas involuntarias de tu mascota, hay que llegar al fondo del problema.

Recuerda que es prudente llevar a tu engreído al veterinario al menos una dos veces al año. No te confíes, porque aunque ames a tu perro con locura, le des la mejor alimentación y le brindes todos los cuidados posibles, las enfermedades podrían estar a la vuelta de la esquina, en especial si se trata de un perro mayor.

Buscar Artículos


ARTÍCULOS MÁS VISITADOS

PRODUCTOS MÁS VISITADOS

¿Quieres recibir contenido exclusivo y los mejores consejos para el cuidado de tu mascota?